Dolor por artrosis: Tratamiento intervencionista

La degeneración artrósica es la patología más prevalente dentro del dolor osteomuscular

El dolor osteomuscular es la causa más frecuente de consulta en las unidades del dolor. La degeneración artrósica es la patología más prevalente dentro del dolor osteomuscular, siendo las zonas más afectadas la columna vertebral, las extremidades, quedando el resto de las articulaciones de la anatomía como localizaciones menos frecuentes.

Las técnicas intervencionistas intentan paliar el dolor causado por la artrosis. En muchos casos en pacientes con patología acompañante que hace que la posible solución quirúrgica sea descartada por su excesivo riesgo.

Como ocurre en el caso de la espondiloartrosis, el tratamiento quirúrgico no garantice la eliminación del dolor, como ocurre con la artrodesis de columna preconizada para tratar este tipo de dolor. La dificultad estriba en poder ofrecer al paciente un tratamiento con evidencia científica suficiente y con el riesgo más bajo posible.

El presente artículo pretende revisar las técnicas intervencionistas disponibles para tratar el dolor causado por la artrosis, y su grado de evidencia cuando esta está disponible.

Conclusiones extraídas del estudio

Los tratamientos intervencionistas en el dolor por artrosis siguen teniendo un nivel de evidencia bajo, lo que refleja la dificultad para realizar RCT de alta calidad con este tipo de técnicas.

También nos anima a la profundización en el conocimiento de la anatomía y de las referencias radiológicas o ecográficas más fiables que permitan tener unos resultados óptimos y reproducibles al utilizarlas. Será necesario un esfuerzo de todos para que, no sigamos manifestando nuestra incapacidad para aumentar el nivel de evidencia de las técnicas que utilizamos a diario en nuestra práctica clínica.

Consulta los detalles del estudio en el artículo completo.

En la Sociedad Murciana del Dolor contamos con profesionales multidisciplinares con el fin de promover trabajos científicos sobre los mecanismos y el tratamiento del dolor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *