Cuando el dolor se convierte en crónico

Cuando el dolor se convierte en crónico

El dolor crónico es una experiencia sensitiva y emocional desagradable asociada (o no) a una lesión tisular. Esta experiencia es subjetiva y afecta de manera crónica a unos ocho millones de españoles.

¿Dolor crónico o agudo?

El dolor agudo es el que se percibe en los tres primeros meses, pero a partir de ese momento el dolor se convierte en persistente o crónico.

El dolor suele afectar tanto física, social y laboralmente. De hecho, es uno de los principales motivos de absentismo laboral. En el ámbito social puede llegar al aislamiento y a la depresión.

Las causas más comunes vienen por problemas degenerativos, por enfermedades tumorales o autoinmunes y por secuelas de accidentes.

Aprender sobre el dolor ayuda a aliviarlo

Aunque el dolor crónico sigue siendo un auténtico desconocido, las investigaciones han avanzado mucho en los últimos años.

Cuando se entiende por qué duele, duele menos, ya que el dolor implica una actividad cerebral distribuida, no hay un único ‘centro del dolor’ en el cerebro.

A pesar de la denominación de crónico, el dolor no tiene porqué durar toda la vida.

Actividad física, la mejor receta

Se ha demostrado que una actividad física habitual, es la mejor solución para revertir las situaciones de dolor crónico.

Con la actividad física adaptada se consigue desarrollar tolerancia al movimiento y la adaptabilidad del sistema músculo-esquelético. Esta tolerancia ayuda a aumentar la habilidad del sistema nervioso.

Por tanto, entender nuestro propio dolor y practicar ejercicio de forma personalizada, son las dos herramientas más útiles para plantarle cara.

Consulta el artículo completo de Adriana Aragón, con el asesoramiento del Educador Físico y Director del Centro Analítica Muscular, Daniel Molina.

En la Sociedad Murciana del Dolor contamos con profesionales multidisciplinares con el fin de promover trabajos científicos sobre los mecanismos y el tratamiento del dolor.

Así como, sensibilizar a la sociedad sobre esta problemática y fomentar la mejora constante en la valoración y la terapia de los pacientes que sufren dolor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *