Caso dolor crónico: La historia de la escritora Ana Castro

El de Ana Castro es uno de los tantos casos de dolor crónico. Ella es una periodista y escritora que tiene que lidiar día a día con el dolor. Conoce el caso de dolor crónico de Ana Castro.

“El dolor me acompaña todos los días, es como si se hubiera convertido en una parte de mí. Ha sido muy duro afrontarlo porque una intenta resistirse, pero llega el momento en el que cedes porque gana el cuerpo”. Estas son las palabras de Ana Castro para una entrevista en el periódico ABC. Ella es un caso de dolor crónico, un problema que ha cambiado por completo su vida y la de los que le rodean.

El caso de Ana Castro

Ana es una periodista y escritora de Pozoblanco, afincada en Madrid. Su vida transcurría con normalidad, hasta que, hace cinco años, fue diagnosticada de un síndrome de dolor pélvico crónico complejo. Desde entonces, Ana ha tenido de lidiar con el dolor día tras día.

El dolor no solo ha cambiado la rutina física de la escritora, sino también su mente. “He tenido que reencontrarme y redefinir mi identidad y eso es un proceso muy laborioso en el que me ha ayudado el apoyo de mi familia y leer mucho sobre el tema para conseguir entenderlo”, comenta Ana.

La lucha por visibilizar el dolor crónico

No obstante, esta escritora y periodista pozoalbense no consiente que las vidas de los que sufren este problema sean invisibilizadas. Por eso, ha lanzado una petición en la plataforma OsOigo, con el propósito de conseguir una política que aborde todos los campos de la medicina.

En su carta, cuenta cómo el dolor la ha obligado a renunciar a su puesto de trabajo y los sufrimientos que ha padecido, procedentes de su diagnóstico. 

Denuncia, además, la inexistencia de una política estratégica y transversal que aborde el dolor crónico. “No existimos. No contamos. Somos las invisibles, las olvidadas”, afirma en su petición. 

Desde la Sociedad Murciana del Dolor, animamos a todos a leer la historia completa de Ana Castro, para conocer, con un poco más de profundidad, lo que supone un caso de dolor crónico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *